jueves, 1 de diciembre de 2011

¡NO AL FÚTBOL MODERNO!


En la última década el futbol como deporte ha pasado a segundo plano, “los clubes de futbol” han pasado a mirar su propio interés y no el de los aficionados que es a quienes deben todo lo que han alcanzado en su historia. Algunos presidentes ya ni sienten los colores, solo buscan fama, en definitiva, muchos cambios que han transformado este deporte. Año tras año el fútbol ha ido cambiando cada vez más y ha llegado a transformarse en algo totalmente fuera de lo moral, ha pasado a convertirse en un NEGOCIO y no en un DEPORTE, que es lo que realmente debería ser, un deporte que ha enganchado a millones de personas en todo el mundo desde sus inicios en Inglaterra. Este negocio, en el que se ha visto envuelto el deporte “rey”, tiene su origen y principal causa en los millones de personas que lo seguimos.

Los fichajes “galácticos”, los contratos televisivos millonarios desmesurados, mal repartidos por cierto, precios fuera de lugar en abonos y entradas, represión continua contra grupos ultras, tanto radicales como no radicales y un largo etcétera, esto es el futbol actual. Respecto a los fichajes millonarios, tienen su origen hace más o menos 10 años, fichajes como el de Zidane por 75,5 millones , el de C.Ronaldo por 94 millones ,el de Ibrahimovic por 80 millones, el de F.Torres por 58 millones… es decir cientos de millones por simples jugadores de fútbol.

Otro tema a tratar es el de los contratos televisivos, actualmente la liga española recibe 500 millones de euros de los cuales 280 millones son para 2 clubes, Real Madrid y F.C Barcelona, es decir desigualdad total ante el resto de clubes. Una variante de este tema es la gran privatización que se ha ido creando en la emisión de partidos en TV, totalmente fuera de lugar, ya que una cosa es que los clubes y productoras generen algo de dinero y otra cosa es que ganen millones de euros a costa de los aficionados que lo pagamos, todo tiene que tener un límite y ese límite se ha sobrepasado exageradamente, un último apunte sobre el tema televisivo es que los horarios de los partidos de fútbol han sido modificados, introduciendo horarios que ni mucho menos benefician a los aficionados.

Otro asunto que está apareciendo en los últimos meses a causa de la crisis, pero que lleva sucediendo hace ya unos cuantos años es la desaparición de clubes históricos y los descensos administrativos, provocados por culpa de una ley para mi gusto absurda, la S.A.D (Sociedad Anónima Deportiva), no todo es culpa de esta ley sino que también la gestión de las directivas de los clubes ayuda a ello. Como en todo negocio el objetivo es ganar dinero y por tanto es necesario aumentar el precio de los abonos y entradas, alcanzado cifras desorbitadas, un ejemplo de ello son los enfrentamientos contra equipos grandes de 1ª Division, en los cuales el precio de una entrada, para un no abonado, no baja de los 90€ la más “barata”, algo que supone sobre todo a la clase trabajadora un dinero que no se puede permitir pagar y esto es una de las cosas que más me molesta, ya que priva a muchas personas de ver a su equipo.

Otro tema fuera del contexto del negocio es la represión que ejercita la policía y demás organismos futbolísticos (sobre todo la FIFA) contra los ultras, un concepto algo confundido por la sociedad, ya que los ultras no son un grupo violento que se dedica a “darse de ostias” con aficiones rivales, ni tiene por qué estar relacionado con política, como muchos piensan, sino que son aficionados que acuden a los estadios de futbol para animar a su equipo. La policía muchas veces actúa sin conocimiento, requisando material, ni mucho menos peligroso, faltando el respeto, etc. En esta parte he de reconocer que por culpa de muchos “ultras” violentos existe la represión que actualmente hay en los estadios. No contentos con reprimir a los grupos de animación/ultras, intentan boicotear las gradas jóvenes eliminando dichas ventajas a la juventud en muchos clubes, convirtiendo un estadio de futbol en un autentico teatro.

En conclusión el futbol como deporte ha pasado a un segundo plano actualmente, provocando que muchos aficionados no puedan asistir a ver jugar a su equipo ni siquiera a verlo por la TV de su casa, se ha convertido en algo no moral debido a los sueldos multimillonarios que cobran los jugadores, que son trabajadores igual que cualquiera de nosotros y no tienen por qué ser más que nadie. Creeréis que lo he sacado de contexto que estoy loco, pensareis que es un simple deporte, pero he de deciros que estáis totalmente equivocados, hay que meterse de lleno en este mundo para comprobar lo que se vive “domingo a domingo” en la grada, cuando tu equipo, el equipo de tu ciudad, marca un gol, pierde un partido, asciende de categoría, desciende… tienes que estar ahí para sentirlo, vivirlo, es una pasión en algunos casos, un sentimiento patriótico en otros o ambas cosas juntas.

Muchas veces te habrás preguntado cómo puede una persona llorar por un club, yo tengo una respuesta muy simple y que a mi al menos me pone la piel de gallina, los colores de tu equipo, de tu ciudad están representados en ese club y si de verdad sientes algo por la ciudad o ese club, lloras, de alegría o de tristeza. Como ya he dicho es algo que sientes en tu corazón por tanto la transformación del futbol en un negocio a decepcionado a millones de aficionados y a privado de ver a su equipo a millones de personas. Este asunto del futbol moderno es como un debate político de cada día, pero es lo de siempre si no nos movemos ni por temas que nos influyen en nuestra vida diaria mucho menos por un tema deportivo... Creo que ha llegado la hora de que la sociedad espabile y se manifieste igual que sucedió en su día en Italia, aunque no tuviera un gran éxito… ¡BASTA YA!
¡ODIO ETERNO AL FÚTBOL MODERNO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario